‘Costumbres sociales’

El producto de los empobrecidos, es perseguido; el mismo producto, de los poderosos, es tremendamente protegido.
—volver, a un propio mercado interno, como siempre ha existido, no solo supondrá recuperar la economía, sino sobre todo, la salud de sus gentes….

La imagen puede contener: una o varias personasLa imagen puede contener: una persona, exterior y primer plano
La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, exterior y naturaleza

ESCUELA ABIERTA FM

‘Costumbres sociales’

¿Imaginan, con que clase de poder no cuentan las grandes corporaciones de estos países enriquecidos?, pues, para que por un lado, encuentren libre salida de sus productos domésticos hacia el resto de mercados; y en el otro sentido, la facilidad de obtener, a precios ridículos, productos de materia prima, que se traen a sus respectivas industrias, para una vez manufacturados, lo distribuyan con plena libertad, por el resto del mundo, a como hemos dicho, precios desorbitados.
Si con ese acorralamiento que se les hace al mercado de los países empobrecidos, quito competencia de en medio, sabré también el volumen de ayudas que deberé realizar para suministrar economía prestataria, como resultante de las carencias que he provocado, con las mismas políticas de globalización por un lado y por otro, la imposición arancelaria que ejerzo, al bloquear esos productos, para que no salgan al exterior y si salen, que no se vendan, por su encarecimiento; logrando así, impedir que el libre mercado, no pueda tener acceso los demás; la pobreza a la que les voy empujando, llegará a alcanzar un déficit suficiente, para que en esa situación de prestamista, logre igualmente ventajoso beneficios. Cumpliéndose la dualidad de ese mercado mediante la venta de mis productos y después la prestación de ayuda económica a la que les asisto. Como vemos, estamos en una situación de mercadeo donde se prima lo incorrecto, ya que proporciona enormes beneficios a unos pocos, a costa del perjuicio de la inmensa mayoría; como situación incorrecta que supone tanto perjuicio, debemos darnos cuenta que estamos ante un sistema mercantil corrupto, en tanto así, se mantenga y continúe
Tenemos de cómo el Planeta, en ésta constante competición de mercados, está siendo disputado y devorado por semejantes macro economías que juegan a su antojo con el destino de TODO y de TODOS. Esas multinacionales que campean libremente a su voluntad, por un mercado del que se han adueñado, las naciones empobrecidas sufren verdaderos problemas, como es la de saber que serán aún mucho más pobres, ante la codicia de dicho comercio. Puede que llegue el momento de recordar nuevamente que volver, a un propio mercado interno, como siempre ha existido, no solo supondrá recuperar la economía, sino sobre todo, la salud de sus gentes.
Los beneficios de los flujos comerciales siempre van a parar a los mismos bolsillos de las corporaciones multinacionales o mega corporaciones, sin diferenciar en absoluto entre los países empobrecidos que hubieran recibido mayor o menor o ninguna ayuda; pues de una y otra fórmula, el movimiento económico se redirige hacia los que más poseen, es decir, a los países enriquecidos. El sistema de investigaciones que se vienen realizando, sucede como en el mismo FMI; ¿quién gobierna y de quién procede los fondos económicos del Fondo Monetario Internacional?, casi exclusivamente de los países enriquecidos; ¿qué políticas maneja dicha entidad?, aquellas que favorecen a los más ricos; de ahí que, no solo exista ésta desigualdad, sino que además se venga disparando entre ricos y pobres, no ya solo a niveles de gobiernos, sino además, de propios individuos ricos, puesto que emplean idénticas políticas de desigualdad económica. Es cierto, como había comenzado a decir, que desde décadas anteriores se vienen realizando estudios desde todos los ámbitos, pero ¿Por qué si se llegan, en esos estudios, a ver los motivos de lo incorrecto, no se pone linde y ataja el problema de raíz?; tenemos claro que al enriquecido, quitando sus buenas intenciones y hermosas palabras, lo que impone, es que se siga en la misma línea o más severa si se puede, pero no que se proceda hacia unas soluciones, donde tendrían que derivar hacia unas verdaderas políticas económicas de auténtica igualdad; y eso de que los platillos de la balanza se encuentren nivelados sin que varíen ni un ápice uno del otro, claro es que no le gusta ni quiere ni desean aquellos que prefieren la balanza de la desigualdad, por muy incorrecto que sea, y por mucha corrupción que encierre. ¿Esto que significa?, pues sencillamente hemos normalizado lo incorrecto, por tanto no interesa que las variables impuestas hasta ahora, en el mercado mundial, sean corregidos. Se lo pregunten a tantos y tantos países que después de haber recibido una importante inversión de alguna multinacional, en sus estadísticas se refleje una merma o reducción de su crecimiento económico; ¿estamos hablando de países marginados?,
La fuerza que ejerce el mercado sobre muchos países es de tal magnitud, que el empobrecimiento de esos países está garantizado; el proceso de ayudas económicas que reciben el mercado agrícola de estos países ricos, se estima en un creciente de 1.000 millones de dólares diarios; pensemos de qué manera tan brutal, se facilita invadir el mercado mundial, de productos mucho más baratos y mayores beneficios; al tiempo que el Organismo Financiero del Fondo Monetario Mundial (FMI) que se supone debiera velar por el desarrollo económico mundial por igual, obliga, bajo presión, al resto los mercados empobrecidos, a que los mantengan abiertos a dichos productos baratos. Realidades tan crudas como estas, las hay como para no parar; así podíamos añadir, de cómo dichas naciones enriquecidas, vienen ayudando a sus industrias, de cualquier tipo fuere, con empujes económicos que rebasan los 100.000 dólares anuales a fin de que sean más competitivas aún; de tal manera que los únicos que pueden competir contra ellos, son entre ellos mismos, los enriquecidos, porque los demás, tachados de empobrecidos, no pueden.

—en formato de obra impresa, de acceso gratuito desde UNIVERSAL GLOBAL DE EDICIONES, en www.universalproyecto.org y en www.escuelaabierta.eu

—políticas desde la visión del ciudadano soberano, para divulgar. Gracias—-https://www.ivoox.com/podcast-pobres-de-mi-tierra-obra-comp…

Una respuesta a “‘Costumbres sociales’”

  1. ESCUELA ABIERTA FM
    Claro que podemos ver de esta manera, el porqué decimos que el veinte por ciento de los humanos tienen acceso al ochenta por ciento de lo que se produce en el mundo; por esa regla tan terrible y demencialmente aplicada, los beneficios siempre irán hacia los mismos, mientras los perjuicios caen sobre el resto, es decir, el otro 80% de la población que mal vive, solo con el restante 20% de lo que se produce. No nos extrañará ver cómo 50 naciones empobrecidas, pierdan más de 2.500 millones de dólares al año, en concepto de tarifas e impuestos aplicados por los mismos enriquecidos.
    2

    ESCUELA ABIERTA FM La fuerza que ejerce el mercado sobre muchos países es de tal magnitud, que el empobrecimiento de esos países está garantizado; el proceso de ayudas económicas que reciben el mercado agrícola de estos países ricos, se estima en un creciente de 1.000 millones de dólares diarios; pensemos de qué manera tan brutal, se facilita invadir el mercado mundial, de productos mucho más baratos y mayores beneficios; al tiempo que el Organismo Financiero del Fondo Monetario Mundial (FMI) que se supone debiera velar por el desarrollo económico mundial por igual, obliga, bajo presión, al resto los mercados empobrecidos, a que los mantengan abiertos a dichos productos baratos.

    ESCUELA ABIERTA FM
    Realidades tan crudas como estas, las hay como para no parar; así podíamos añadir, de cómo dichas naciones enriquecidas, vienen ayudando a sus industrias, de cualquier tipo fuere, con empujes económicos que rebasan los 100.000 dólares anuales a fin de que sean más competitivas aún; de tal manera que los únicos que pueden competir contra ellos, son entre ellos mismos, los enriquecidos, porque los demás, tachados de empobrecidos, no pueden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *